Bahia Coquimbo2La toponimia de Coquimbo aún es objeto de discusión. Hay quienes afirman que deriva del vocablo quechua “cullquitampu” (“tambo o estación de plata”), aunque muchos aseguran que se trata de una voz moluche (mapuche) que significa “lugar de aguas calmas”. Como sea, lo cierto es que el lugar en el que hoy se emplazan la ciudad y el puerto de Coquimbo ya era habitado por nativos moluches en la época precolombina.

Tanto el conquistador español Pedro de Valdivia como Juan Bohón, el fundador de La Serena, coincidieron en señalar que Coquimbo era un lugar adecuado para establecer un puerto. De hecho, las abrigadas y tranquilas aguas de la localidad fueron utilizadas como punto de embarque de exportaciones de minerales y productos agrícolas de la región desde los tiempos de la Colonia, aunque no fue sino hasta mediados del siglo XIX cuando Coquimbo dejó de ser un pequeño poblado de pescadores.

La primera propietaria de las tierras en las que se extiende el puerto fue, según toda evidencia, la princesa del imperio inca (coya) Isabel Beatriz Coya, heredera de la casa imperial del Cuzco. Pero fue su marido, el español Bernardo Álvarez de Tobar, escribano del cabildo de La Serena, quien solicitó a la Real Audiencia reconocer la propiedad como suya, basado en su vínculo matrimonial. Las tierras fueron heredadas por Agustina Álvarez de Tobar, quien vendió en 1670 una parte de ellas a su hijo Juan Álvarez y Allende. A su vez, éste vendió en 1710 una nueva subdivisión a un convento.

Sir-Francis2Durante el período colonial, la zona sufrió ataques de corsarios y piratas. Luego de saquear Valparaíso en 1578, Francis Drake, el gran corsario y vicealmirante de la Marina Real inglesa, intentó desembarcar en las proximidades de lo que hoy es Coquimbo, pero fue repelido por fuerzas de infantería y caballería arribadas desde La Serena. En 1680, Bartholomew Sharp y John Warlen desembarcan en la costa de Coquimbo y saquean e incendian La Serena. En 1686, Edward Davis, otro célebre pirata inglés miembro de la cofradía de la “Aventura del Pacífico”, desembarca y penetra en La Serena con 200 hombres. Antes de ser repelido, incendia la iglesia de Santo Domingo.

El surgimiento a mediados del siglo XIX de las fundiciones de cobre fue un primer impulso para el crecimiento de Coquimbo. En 1850, durante la administración del presidente Manuel Bulnes, se aprobaron los planos del naciente núcleo urbano del puerto. Un impulso definitivo lo constituyó la inauguración, el 28 de diciembre de 1862, del ferrocarril que unió las explotaciones mineras del valle de Elqui con La Serena y el puerto de Coquimbo.

Durante el gobierno del presidente José Joaquín Pérez, y por medio de una ley promulgada el 24 de septiembre de 1864, se crea el Departamento de Coquimbo, en lo que constituye la separación administrativa inicial entre Coquimbo y La Serena. Posteriormente, el 5 de mayo de 1867 se crea la Municipalidad de Coquimbo; el primer alcalde de la ciudad puerto es José Joaquín Edwards Ossandón. No será sino hasta el 4 de septiembre de 1879, bajo el gobierno de Aníbal Pinto, que Coquimbo será reconocida como ciudad.

La llegada de inmigrantes extranjeros a Coquimbo se fue intensificando a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del siglo XX, brindándole aires más cosmopolitas. Destacan en diversos momentos de este proceso las colonias británica, palestina, italiana, española, francesa, alemana y croata, que han impreso su sello a la historia y la vida del puerto.

El 10 de noviembre de 1922 marca la ocurrencia de un catastrófico tsunami en la zona, consecuencia de un terremoto con epicentro en la entonces Provincia de Atacama. Las olas alcanzaron los 7 metros sobre el nivel del mar, provocando la muerte de cientos de personas. El mar llegó hasta las calles Aldunate y Baquedano, en el centro de la ciudad, e inundó la línea del tren al este de la bahía.

Bombardeo_de_Coquimbo2No pasarían muchos años antes que un nuevo evento sacudiera la vida de Coquimbo. El 6 de septiembre de 1931, los aviones de la Fuerza Aérea Nacional (FAN) provenientes del aeródromo El Tuqui en Ovalle bombardean a los navíos de la Escuadra fondeados en el puerto, luego que la marinería de la Armada de Chile se sublevara en un motín gremial sin precedentes hasta entonces.

Los medios de comunicación locales observarían un auge en los años siguientes. El 9 de enero de 1937 inicia sus transmisiones Radio Riquelme, segunda radioemisora fundada en el norte de Chile. Y el 2 de junio de 1942 se funda el diario El Regional, destinado a convertirse en uno de los principales medios de la comuna de Coquimbo.

Administrado hasta entonces por el Servicio de Explotación de Puertos del Servicio Nacional de Aduanas, el puerto de Coquimbo pasa a formar parte de la Empresa Portuaria de Chile (Emporchi) mediante el DFL Nº290 de 1960. Cuando Emporchi es disuelta el 30 de abril de 1998 por la ley Nº19.542, la nueva Empresa Portuaria Coquimbo se integra a un sistema de 10 empresas portuarias estatales autónomas a lo largo del país.